Mi primera #masfotosmenosfacturas y Snailmail

17 de agosto, 2017

Mi primera #masfotosmenosfacturas y Snailmail

 

Y es que ¡sí! ¡Ayer recibí mi primera #masfotosmenosfacturas! Y está el nivel muy alto. He alucinado con los detalles de la carta que he recibido. El sobre hecho a mano con un papel precioso, el mail tag y una pequeña cartulina con 3 washi tapes que mola un montón. La foto, preciosa también, es de Heidelberg, según me cuenta Montse (@mtrevim) de su último viaje a Alemania. Y el tacto de una carta escrita a mano, que nada iguala. ¡Estoy súper contenta!

 

Además he aprendido que al correo de toda la vida, ahora se le llama snail mail o happy mail. Y que si encuentras a alguien que quiera continuar contestando tus cartas, es tu «Penpal»… ¡Madre la de cosas que me quedan por aprender! ¿Vosotros conocíais estas palabras? ¿Hacíais ya algo parecido?

A día de hoy yo no estaba llevando nada semejante hasta ahora, pero os cuento

Mis recuerdos con las cartas

 

De mi infancia, recuerdo dos tipos de cartas que escribía a menudo y que aún conservo con muchísimo cariño:

Las primeras, las que escribía a mi padre cuando estaba navegando. Mi padre era marino mercante y de siempre ha pasado más tiempo en la mar que en casa. Recuerdo estar en verano, en el pueblo, de muy peque, esperando al cartero con ansia cada día deseando que trajese la carta de mi padre. Que ahora que pienso, yo tengo las suyas, pero no sé qué haría él con las mías… es algo que nunca le pregunté y que haría ahora mismo si pudiera jejeje. Bueno pues eso, que tengo ese recuerdo, de bien pequeña, mucha emoción, ilusión y un cariño puro y limpio como sólo se tiene con esos añitos.

Y las segundas, las que me escribía con una amiga (la sobrina de mi amiga y actual casera Ana). ¡Eran divertídismas! Recuerdo una que me escribió una en espiral… ¡sí sí! ¡En espiral! Había que leerla dando vueltas a la hoja. Le (me) dedicaba mucho tiempo. Gracias Curru, por dejarme estos recuerdos y esas cartas para siempre bien guardadas en una caja que ahora está en casa de tu tía 🙂

Y contándoos todo esto…

¡IDEACA!

 

Me doy cuenta de que es algo que quiero que tengan mis hijos también. Quiero que cuando tengan mi edad, posean una caja llena de cartas manuscritas. Y no sólo de amigos, quiero que tengan cartas mías. Y que cuando yo no esté, puedan abrir esa caja y tener un poquito de mí cerca siempre. Además, me encargaré de guardar debidamente las suyas, para que no sólo tengan un trocito de mí en una caja, sino que además sientan y sepan de verdad lo importante que es todo lo suyo para mí.

Así que, sin tener que mandárselas por correo,  (por suerte, yo estoy con ellos siempre) de vez en cuando les escribiré. Y tengo guardados unos buzoncitos de cartón preciosos que en su momento me regalaron mis amigos Diana y David y que estaban esperando encontrar el uso idóneo para ellos. ¡Pues aquí está! Acabo de encontrarles el mejor uso del mundo. Los pondré en algún lugar y cuando les escriba una carta, la meteré en ellos. Ahora que Blanca ya está empezando a leer, le va a flipar seguro. ¿Qué os parece?

 

 

 

Gracias Montse por este «snail mail o happy mail» que tanto me ha gustado. ¡Tendrás respuesta!

 

 

Sobre mí

En Yvolar fotografía capturo imágenes naturales, sin mucho atrezzo, respetando al máximo la esencia del bebé, de la madre o la familia logrando que vuestros recuerdos sean tan naturales y bellos como el instante mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.